Camelia, artista rebocera

La visita al taller de Camelia es adentrarse al mundo de una mujer que lleva en la sangre el orgullo de ser artesana. Conocerla nos lleva a reaprender el amor a nuestras raíces.

Lazo – 003

Camelia Ramos

Conocí a Camelia hace 12 años, una mujer que transmite su amor por el arte de hacer rebozos. Desde entonces ella me ha ensañado a amar el Arte Popular pues cada vez que platicó con ella entiendo un poco más el mundo de sus maestros.

FOTO 1

Camelia tiene su primer acercamiento al arte popular ya de grande, a diferencia de muchos artesanos, ella no aprende el oficio desde niña.

Su papá ha sido uno de los artesanos reboceros más famosos de los últimos tiempos. Sin embargo, se vio en la necesidad de abandonar su oficio por muchos años por falta de mercado, en esos años Don Isaac se dedicó a la albañilería. Él retoma su oficio a petición de su hija más chica, Camelia, quién junto a su esposo José, lo convencen a montar un taller y empezar a elaborar rebozos finos. En sus últimos años, Don Isaac se dedicó a enseñar a su hija y yerno sus secretos y técnica en la elaboración de piezas finas.

Foto 2

Los rebozos que se pueden admirar en los telares del taller Xolopastli son únicos, algunos tejidos en telar de pedal y otros en telar de cintura. Cada uno diseñado con técnica de Ikat y los más especiales son tejidos con iconografía antigua.

El sueño de Camelia y José es convertir este espacio en una escuela, en dónde los jóvenes aprendan y replican el arte rebocero. Una pieza de vestir que ha acompañada a las mujeres mexicanas desde tiempos prehispánicos.

Foto 3

Te invito a escuchar el testimonio de Camelia, y así conocer a una mujer que estoy segura dejara una huella en tu corazón como lo ha hecho en el mío.

Foto 4

VIDEO